Cerro Negro

Todos los programas “All Inclusive” que entren por Punta Arenas tienen contemplado parada en la Estancia Cerro Negro, ubicada a 187 kms de Punta Arenas y a 60 km de Puerto Natales. Ahí los visitantes serán atendidos por una familia muy especial que ha trabajado en la estancia por varios años, y que los hará sentir como en su propia casa.

Con ellos, usted podrá disfrutar de unas exquisitas empanadas cocinadas por la señora Patricia, y el mejor asado al palo preparado por su marido, Don Gerardo, quien también los deleitará con una muestra de actividades típicas de toda estancia patagónica como es manejar al Perro Ovejero y esquilar ovejas.

Su guía durante la visita será Perla, hija del matrimonio anfitrión, quien les explicará toda la historia de esta interesante familia croata, entregándole detalles sobre cómo funciona y se maneja una estancia típica de la zona austral chilena.

Historia de la Estancia

Cerro Negro es parte de las propiedades de la familia Kusanovic desde el año 1945, cuando Antonio Kusanovic, inmigrante croata, compró la concesión a los Sepúlveda, quienes habían arrendado las tierras al Estado bajo el nombre “Estancia Anita”.

Más tarde, el rancho fue traspasado a su hijo, Antonio Kusanovic Senkovic, quien realizó la compra total de la propiedad en el año 1983. Luego, en el año 2000, la familia se asoció bajo el nombre de Kusanovic y Kusanovic Ltda. convirtiéndose en los dueños del territorio, incluyendo también a sus dos hijas, dos hijos, y su esposa, la Sra. Amor Eliana Marusic Figueredo.

Los Inicios de Cerro Negro

El comienzo de la Estancia se remonta a 1904, cuando Antonio Kusanovic Jersic, de apenas 15 años, llegó desde Croacia al extremo sur de Chile. Su primer trabajo lo tuvo en Punta Arenas, junto a familiares que habían llegado tiempo atrás. Sin embargo, sus ansias de independizarse y emprender un negocio propio, lo llevaron a instalar una carnicería en el centro de la ciudad, con tan solo 20 años de edad.

Tiempo después se interesó en criar su propio ganado, lo que lo llevó a comprar un rancho, donde crió ovejas y la nueva raza de animales, Hereford, introducida a la Patagonia desde Australia y Canadá en los años 70. Esta decisión constituiría el comienzo del gran negocio familiar que hoy conocemos.

El gran territorio en el que está emplazada la Estancia Cerro Negro equivalente a 6.000 hectáreas, de las cuales solo 4.500 son utilizables, lo que propició un importante desarrollo ganadero en la zona.

Impulsado y administrado por la familia Kusanovic, hoy en día el rancho alberga a 1.600 ovejas, que producen 4.5 kilos de lana cada una y 300 cabezas de ganado, vigiladas por los pastores y sus perros.

El éxito que ha tenido su proyecto es indiscutido, logrando una mezcla perfecta entre el esfuerzo y trabajo expresados diariamente por los habitantes de la zona austral chilena, y el amor al hermoso paisaje y naturaleza que los rodea, elementos que lo harán disfrutar de la historia familiar de los fundadores de la Estancia y que sin lugar a dudas, lo harán vivir una experiencia única en su paso por el Parque Torres del Paine y Hotel Las Torres.

  • cerro negro
  • restaurante cerro negro
  • cerro negro interior
  • asado al palo
  • lana